Link euskara

miércoles, 3 de mayo de 2017

Faro de Saint-Mathieu

El faro de Saint-Mathieu se encuentra en un sitio excepcional, concretamente en Plougonvelin, en el departamento bretón de Finisterre, muy cerca de Le Conquet, en cuyo puerto se zarpa hacia la isla de La Molene o La Isla de Ouessant (48°19,791’N - 04°46,254’W). Este faro de geometría simple y 37 metros de altura fue erigido en los terrenos de una abadía benedictina, saqueada y destruida durante la Revolución. Torre de fuego en tiempos de Luis XIV, el faro actual cuya construcción se prolongó durante cuatro años data de 1835.

Cuenta la leyenda que unos mercaderes del departamento bretón de León, al trasladar los restos del Apóstol Mateo se salvaron milagrosamente frente a la Punta de Saint-Mathieu, por lo que en el siglo VI se fundó en este lugar el primer monasterio para que descansaran sus reliquias.

En 1250 los monjes del monasterio pusieron una linterna en la parte superior de una torre para guiar a los barcos en el mar de Iroise, siendo así el primer fuego de Finisterre.

En 1689 se instala una linterna cerrada con vidrio en la parte superior de la torre de la abadía. En 1821 la luz fija fue remplazada por una giratoria y en 1879 se construyen viviendas en el faro.

Electrificado en marzo de 1932, automatizado en 1996 y controlado a distancia desde septiembre de 2005, el faro ya no está habitado desde febrero de 2006.

Su luz principal emite un destello blanco cada 15 segundos y tiene un alcance de 24 millas náuticas. Tiene dos luces auxiliares: una blanca fija direccional, alineada con el faro de Kermorvan y otra centelleante de sectores (verde y roja).

Desde septiembre de 2005 el faro está catalogado como monumento histórico y, actualmente, está abierto al público.




No hay comentarios:

Publicar un comentario